La soledad del excéntrico

Sexo, drogas y medieval-techno – ¿Soy un aspie? V

Posted in Internet y humanidad, Vida y obras by biocomplex on abril 9, 2011

Sientes que te equivocas al andar.
Que lo pensabas que serías, no lo será.

Hasta no hace mucho tiempo, yo pensaba que lo más cercano a una experiencia sexual sobre mi cuerpo sería cuando esporularán (producir esporas) los hongos en mi lecho de muerte. Más añadir que en décadas atrás ser promiscuo era pecado. Ahora, con las nuevas generaciones es al contrario. Ergo, soy un pecador…, pecador virgen que estas en los cielos.

Soy consciente que mi experiencia que os voy a relatar, una persona normal aún bien borracha jamás se atrevería a revelar (tampoco es para tanto).  Yo por el contrario jamás entenderé vuestros tabúes conversacionales. Y puesto que el Sol y la Luna seguirán saliendo por el horizonte. Mi reputación no se perderá, pues nunca la he tenido, para alabar.

26 años 2 meses 7 días… ¿Una sentencia de muerte? Pues bien podría ser, para alguien que no ha podido entablar la suficiente confianza con una mujer. Te niegas a pagar a una prostituta. Pues no quieres parecerte aquel aspie que conociste. Piensas que él no es consciente, que aún pagándosela con la tarjeta de crédito de la empresa, vaya a sentir cariño y amor. Quizás ser aspie le libre de entenderlo. Pero no hablemos de los demás. Hablemos de mi (ego -lelo-). La sentencia la podemos rescribir como días después de la primera masturbación completa, allá por el comienzo de la pubertad. 13 años 8 meses y muchos días de sequía. Y ante eso, más de una vez supeditabas la idea de la extirpación de los testículos.  Pues no sirven.  Ello me daba por pensar si tiene implicaciones en la fisiología de un eunuco adulto la castración.  ¿Tener más fuerza y una voz grave por ser esclavo de mi testosterona? Sí o no; no quiero pensar en el engendro asexual que me podría convertir si eliminara los huevos del escroto. Pues soy una persona con poco vello corporal (¡Que ilusión depilado a la moda!) y mi voz no es lo suficientemente grave para convencerme en una grabación sonora. Pero ello no impedía que estuviese HARTO de ser esclavo de la testosterona y ese apéndice “evaginable”.

Una larga década, pero que realmente empecé a intentar follar en los últimos seis años. Situaciones disparatadas para tener cariño, amor y orgasmo. Tocar una teta, besar unos labios… A veces uno se cruza con la muchacha que fuiste a su piso y después de corto tiempo convivencia en el trabajo; le enseñaste el falo para ver que pensaba. Algunos recordaís el sketch “Hijo de puta” de la Hora Chanante dónde el primo hace un “free-style” y dice: “Le enseñé la pita, se lo toma mal, se acabo la cita”. Pues eso, vergüenza ajena debo dar. Vergüenza recíproca de nulo entendimiento social.

Cuatro años después cuando finalmente consigues meter gol  o las cuatro bases del béisbol, te preguntas: “¿Sólo esto?” Una actividad tan física para ser recompensado con un orgasmo. ¿Es rentable? El cual, es más intenso cuando lo hace uno mismo con su propia mano. Y aunque no tengo conocimientos del noble arte del onanismo sobre la fisiología del gutural aaahhhhhhhhhhhhhh. En mi caso, tras tanto años dándole al manubrio, la mano encaja a la perfección y sabe lo que el apéndice quiere. Además de activarse los nervios del apéndice, paralelamente a tu cerebro llega la sensación de la mano. Y ambas sensaciones sinérgicas favorecen más placer que sin o con Don condón pueden igualar. ¿Que queda entonces? Amor, cariño, amistad. Momentos juntos, entendimiento mutuo. Y al tiempo, convertirse en un consolador-dildo con patas.

Lo primero que piensas en esos primeros momentos: “Que duro debe ser actor porno”. O también: “Que locos u obsesos deben estar, los que solamente piensan en follar”.  Y conoces gente así, más en la adolescencia. Pero como en toda multitud, también los habrán que disfruten de la lectura y el copular. Y que iluso soy, el pensar que algo freak-erótico pueda grabar. ¿Seguro que cuando llego a leer alguna novela de ciencia-ficción es más placentera que un solitario orgasmo? Sí. ¿Por eso estado tanto tiempo sin sexo? Seguro.

Todo esto unido con música ecléctica de mi época obsesiva de búsqueda de placer musical. Medieval-techno o gótica, heavy metal a capella, folk-rock. Da igual las etiquetas. Es el placer de sentir nuevos aspectos culturales, intelectuales los que me follan el cerebro una y otra vez. El orgasmo que me levanta cada mañana. El polvo de la noche mientras leo ciencia a escondidas.

-_-   {Me gustan grupos como “Yat-kha, Helium Vola, Qntal, Van canto, Tanzwut, Nikakoi, fusiones de todo tipo desde clásica, rap, jazz, rock, techno. No dudeís en recomendarme música. Llevo meses sin esa droga.}

Anteriormente en “La soledad del excéntrico”:

Más música en videos: