La soledad del excéntrico

Fallout hecho realidad en Rusia

Posted in Ciencia ficción, Post-apocalíptico, Vestuario by biocomplex on julio 7, 2009

En lugar de Rusia una serie de “fanáticos” dan rienda suelta a su imaginación y crean de la nada su ilusión, un juego postapocalíptico llamado “Fallout”.

Вне зоны комфорта Original

Más imágenes aquí. Traducción

Vehículos para sobrevivir en el páramo.

Posted in Ciencia ficción, Post-apocalíptico, Rural, Vida y obras by biocomplex on junio 2, 2009
russia-500x673

Vivir en Rusia. En vez de jugar a juegos post apocalípticos de rol.

The Ten Best Post-Apocalyptic Survival Vehicles

5 Hot Animal Hybrids – Salvage Specials Art Cars

Post-Apocalytic Combat Car

Me recuerda al relato Factoría Cinco, de José Antonio Bermúdez Santos de la UPC 2003: Otro clásico relato pero esta vez del género post-apocalíptico. El Tanquista es el dueño y piloto de un Blindado, el arma definitiva en un mundo arrasado por una guerra termonuclear. Los pocos humanos supervivientes viven en pequeñas ciudades subterráneas y la superficie es un mar de ruinas, cenizas y mutantes. El Tanquista es contratado para guiar a un arqueólogo a unas ruinas, y allí descubrirá una verdad inquietante. El relato transmite muy bien la idea de un mundo moribundo y desesperado, y el giro del final es poco común. Lo peor, la forma de terminar del relato; excesivamente brusca en mi opinión. Premios UPC 2001 y 2003

Que mal debo andar para copiar y pegar de un blog, es decir ser un meme-blog (disculpa La Frikoteca), por consiguiente ser un memo. Pero bueno deciros que andaré lejos aún de este cuarto bloguero. Una lástima lo sé pero es así la vida, tan injusta como divertida a la vez.  Se polariza todo con estrés y amor. ¿Cuando volveré a las andadas? En vacaciones, quizás… Estoy hasta arriba de trabajo (sin remunerar) pero bueno debo ver esta etapa de mi vida como de formación. Me estoy peleando con geles, genes, bichos y modelos. Además de cosas de gestión de la biodiversidad que poco conocía. Sí, creeros cuando os digan que la vida da muchas vueltas… ¿Dónde carajos acabaré yo? Ni idea. Más perdido que un tanquista en el desierto. Ay… Cuanto me gustaría estar en un desierto ver la estrellas y relajarme… Uf, hasta que tenga vacaciones en septiembre aún falta mucho.

Bueno dejando de lado el grave impacto ambiental de estos vehículos (como los que practican los rallies, El Dakar Arrasa de nuevo); debe ser emocionante la colonización de la Antártida en las próximas décadas a través de estos monstruos de cadenas en vez de ruedas. Esa expedición científica para ver la invasión de bichos, gambusinos, gusarapos y demás hierbas será el último sucedáneo de lo que algún día fue verdaderamente  La Tierra, virgen, intacta.

Me rio al ver lo que llegaban hacer esa civilización paralela llamada Unión Soviética.  ZIL-2906 – El vehículo con alta movilidad.

Os echo de menos seres cuasi-orgánicos.

El cielo se abrió y mostró su último saludo

Posted in Post-apocalíptico by biocomplex on agosto 14, 2008

El cielo se abrió y mostró su último saludo

Ambos habíamos terminados de realizar nuestras respectivas llamadas perdidas a nuestros allegados con nuestros viejos celulares. Eran las cuatro de la madrugada, pero cualquiera diría que nos encontrábamos en plena tarde de un día de julio. El famoso meteorito Nandung, nombre dado en honor al joven boliviano Fernando Jung de 12 años que lo descubrió, era el culpable de esta inédita contaminación lumínica. En su natal Santa Cruz este chaval de ascendencia coreana fue tratado como un héroe de estado. Eso fue hace 2 años porque el ahora Nando, como era conocido por sus amigos, se suicidó hace un mes. Fue en esos días cuando los gobiernos mundiales hicieron pública lo que desde hace meses era inevitable que se difundiera a través de las redes, que Nandung chocaría hoy. Y Nando no aguantó la presión de su curiosidad.

Su larga cabellera iluminaba la vasta planicie, la cual oteábamos a nuestros pies desde este solitario diapiro en medio de la nada. Ese amanecer provocaba la apertura de las flores y el tintineo los pájaros. El marco ideal para vender un mundo mejor por el publicista de turno. La velocidad con la que impactaría sería demencial. Minucias comparado con el ritmo frenético del bombeo de fluidos que sufríamos. Por una extraña razón cada vez que nuestras pupilas se cruzaban el pulso se sincronizaba. Era la señal que esperábamos; ella formaba parte de mi interior y yo del de ella. El tiempo proseguía, ya no importaba le habíamos ganado la batalla. A leguas de distancia un sonido seco estremeció a la fauna adyacente cayendo en un silencio sepulcral. Rápidamente interrumpido por el rugido de la polvareda que se aproximaba por el horizonte. Su cuerpo ya no estaba, pero el cosquilleo de su lengua en mi paladar la delataba.

El olor a carne quemada quedaba atrás mientras me elevaba. Un reflujo de intermitentes caricias palpaban mi inexistentes senos. Él ya no estaba, yo tampoco pero aún flotábamos, flotábamos…

-¿A dónde vamos Robert -dijo Jocelyn-. ¿Estás ahí?

-A donde nos lleve esta árida turbulencia -añadí desde algún lugar-. No tengas miedo, porque lo que pasó apenas lo notamos.

-¿Miedo? Ja, ja -añadió risotada-. Lo que siento son tus miedos, tus recuerdos, todo… Creo que ha acabado tu jurisdicción de malograda protección.

-¿Todo? Si claro…

-No querrás que te reviva tus vicios con ese patito de goma a los doce años. -comentó ella en tono burlón.

-Vale no sigas, era una época de exploración corporal- añadí resignado -. Cambiando de tema. Entonces somos un cuerpo. ¿No?

-¿Cuerpo? Ves ahora algo terrenal o alguna información sensoria que sostenga tu idea. Yo creo que no.

-Somos dos entes. Bueno un ente, que intercambia recuerdo. ¿Pero dónde cojones estaba almacenada esta información? -exclamé-. ¡Pero si no hay soporte físico alguno!

-A lo mejor no lo ves. A lo mejor los microtúbulos neuronales guardaban información cuántica.

-Si claro y ahora nos encontramos en una realidad paralela del grosor de un sobre de correos.

-Podría ser, podría ser… -añadió ella, siempre burlona.

-Claro, claro -dije retador-.¿Es ahora cuando te doy la razón como a los locos?

-Que bonito es todo esto. -murmuré-. Tsunamis de incendios por doquier. Humo negro troposférico. Y mira allá.

-El mar Mediterráneo en ebullición…

-No te voy a decir nada que no te había dicho antes Jocelyn.

-Sé lo que quieres decirme, cielo. ¿Recuerdas somos uno? Y así hasta la eternidad…

-Hasta la eternidad vertida en un agujero negro dirás.

-Si quiero.

-Yo también.

Fin

Deslízate por acá:

Meteorite Collision-Video

Doomdays! Lo que no entiendo es que los aztecas hayan visto algo que nuestros telescopios no puedan dar.