La soledad del excéntrico

La mujer del viajero que va y viene

La mujer del viajero que va y viene.

Película vista: The Time Traveler’s Wife (2009)

Esta película es de ciencia-ficción romántica, una delicia pues la he paladeado profundamente por el momento que la he estado viviendo. Trata de un… Mejor no quiero mencionar nada de ella pues aun quiero que se muestre impoluta ante vuestros ojos futuristas. Y si de mencionar algo, de lo que es, de hacia donde va…, que sea a través de una improvisación de mis dedos tecleando sin parar…, hacia al futuro que no puedo parar.

Fuente: Wikimedia Commons

Uno sabe que se irá,

uno sabe que no durará,

uno sabe que partirá,

sin rumbo fijo que determinar.

Pedacitos de historia,

máculas de sentimientos,

se nubla,

se exparcen por este lienzo.

Un beso perdido,

un abrazo esquivo,

distracciones que corren,

como un ciervo malherido.

Angustias volcánicas,

cenizas más alla de la estratosfera,

colapsan la tundra,

perturban la duda,

congelan la niebla.

Esparcidos entre gentes,

que sabes que conoceras,

que sabes que olvidaras,

serás un collage en sus vidas,

de la tuya, de las vividas.

Un fin que llega

con ocho minutos desfasado,

con ocho husos horarios acompasados,

apareceré y desapareceré cuando quiera.

FIN.

Esta semana ha sido fatal, pero la viviría decenas de veces. ¡Infinitas veces maldita sea! El sufrir, el vivir en el mismo infierno lo merece si alcanzas la gloria, la plenitud en esta ánfora de norias. Un fuerte abrazo yo del futuro. Sí, sí y si puedes.

Anuncios

Querido diario…, soy un drogadicto.

Posted in Biología, Ciencia, Vida y obras by biocomplex on abril 9, 2010

Querido diario cibernético:

Te tengo que contar mi historia. Hace cuatro años en un episodio de rumiaciones obsesivas en voz alta en exámenes finales (cuantos cincos saqué que podía haber sido ochos)  acabé de nuevo por los pasillos de psicólogos y psiquiatras. Y allí me entregaron la paz, la droga que  amansa mi mente.

Dicha droga me la tomaba en pastillas de 14mg (miligramos). Decirte que antes de tomarmela mi opinión sobre cualquier sustancia era de puro rechazo (alcohol, tabaco, tomar un simple antigripal, café…) y sin hablar de las ilegales. ¿Por qué? Pues sencillamente porque aceptaba lo que era, porque no quería evadirme… Además de rodearme de compañeros que fielmente pensaban y actuaban como yo. Pero todo eso acarreaba que tuviera que lidiar con mis depresiones de fin de semana, mi fobia social y demás regalitos del dios imaginario que todos llevamos dentro.

Con una sola pastilla diaria al cabo de dos semanas notaba varios cambios. Las rumiaciones (pensamientos obsesivos) habían descendido mucho, preguntaba dudas en clase sin repensar la acción de hacerla, mi tan preciada imaginación apenas funcionaba, el libido solo aumentaba entre 7-10 días desde la última “descarga”. Y también la eyaculación tardaba mucho tiempo en alcanzar la salida de su lechoso caudal…

Es entonces cuando tuve que reformular mis opiniones sobre las drogas… Y las clasifique en las que te permitían estar en la realidad y las que te evadían. Por eso empecé aceptar el uso de cafeína y mis amadas pastillas. Pero por eso sigo negando el uso de las drogas de evasión porque lo que yo realmente necesito drogas que me concentren en la realidad. Y aunque me tropecé con argumentos hedonistas de usuarios de drogas blandas, además de la utilización por parte de artistas para explorar lo bello. Sigo pensando que la más fuerte de mis características es la imaginación y por ello ver gente que utiliza dichas drogas para alcanzarla me resulta algo repugnante, pero más repugnante por la búsqueda del placer.

Representación espacial de una encefalina. Fuente: Wikimedia Commons

Cuando acabé la carrera tenía decidido dejarme mis pastillitas, pues sigo odiando depender de sustancias exógenas que modulen mis comunicaciones interneuronales. Por eso empecé en ese tiempo a realizar ejercicio suave, ya que las endorfinas, encefalinas son antidepresivos que segrega nuestro cuerpo. Entonces mi médico me dijo que despueé de estos dos años podía dejarlas poco a poco de la siguiente manera:

  • 1 mes a la mitad de dosis
  • 1 mes a cinco mg.
  • 1 mes a dias alternos.

¿Qué pasó? Pues o el médico hacia pruebas experimentales conmigo o no sabía como proceder. Pues el mes de mitad de dosis si lo pasé pero luego el segundo paso no podía. Estaba muy nervioso y la sintamotología volvía a florecer. Pero ya no volví al médico (el me dio de baja cuando me dijo como proceder para desintoxicarme :-P).

Entonces me he pasado estos casi dos años a base de mitad de dosis. Y hace una semana decidí tomarme media dosis en dias alternos. ¡¡Grave error experimental!! Pues ahora sufro las consecuencias. Rumiaciones recurrentes, palpitaciones, ansiedad, poca capacidad de concentración (navego por internet a la deriva sin rumbo y no concentro tiempo para mis tareas)… Eso sí ya aprendí en su momento a no ser pesimista, y eso me salva de caer en la locura. Y aunque haga ejercio no me alivia el sindrome de abstinencia.

Mis prisas por dejar de tomar esta basura ha concluido con un mono (cold turkey) enorme. Por eso debo ir poco a poco y si tengo que estar otros dos años con la dosis de 5 mg lo haré. Aunque deseo enseguida pasar a los días alternos, pero creo que deberé seguir bajando de dosis muy poco a poco hasta que las neuronas se “aclimaten”. Se supone que al bajar la dosis las neuronas van asimilando el nuevo estado y no desencadenan los síntomas. Pero esto no lo leído oficialmente. Esta es una de la “magia” del cerebro que no entiendo, el pensar optimista te ayuda a segregar otros compuestos. Aun así puede ser que el regalo más feliz sea una balanza de precisión para pesar mi tan deshonesta droga del confort.

¡¡¿¿Hasta cuando dioses neurológicos debo aguantar este ansia vital??!!

El pensador de Carlo Botelho. Fuente: Wikimedia Commons

¿Hasta el fin de mis días por mi bioquímica cerebral?

Biosemiótica y Virus en la evolución

Posted in Arte + Ciencia, Biología, Ciencia, Ciencia artística, Internet y humanidad, Libros by biocomplex on abril 4, 2010

Biosemiótica y Virus en la evolución

Fue en el verano pasado cuando me puse a leer (por placer) un libro que se posaba en el estante de la biblioteca de filosofía llamado “The Logos of the Bios 2. Biocomunication”de Witzany, G. En sus páginas explicaba como el código genético se asemeja a un lenguaje ya que tiene sus distintas perpectiva: la combinación de sus acidos nucléicos (sintáctica), el contexto funcional  (pragmática) y el contexto específico (semántica).  El enfoque no era novedoso a mis ojos, ya que cuando uno estaba aburrido en las famosas clases “magistrales” que te imparten tus profesores, uno intentaba resumir, sintetizar la basta diversidad de mecanismos moleculares, comportamentales… de los seres vivos y me daba resultado una vaga exposición y no tan profunda como est@s (estos y estas) biosemióticas/os han desarrollado. Pero sí me temo afirmar que esta perspectiva de explicar los fenómenos biológicos es profundamente pedagógica.

 

Fuente: Wikimedia Commons

Cuando digo que es útil en a la hora de enseñar biología me refiero que con esta perspectiva se resumen aspectos que de otra manera en otro discurso serían una retahíla de ejemplos sin una conclusión sintetizadora. O si hay conclusión muchas veces se atendería a adjetivos que humanizaran o antropizaran fenómenos biológicos. Por ejemplo, una compañera, que llamaremos CH4, estudiante de química ella, me comentaba lo aburrida que era su clase de “Biología Molecular”. “El profesor me dice que la polimerasa (proteínas que copian el ADN) actuá de manera    –Insertar adjetivo humanizador–. Yo lo que quiero es que me explique la base química de cómo copia el ADN”. Yo le decía que si le explicara profundamente todos los aspectos químicos de la maquinaria celular genética francamente no avanzarían nada en todo el temario que deben dar. “Yo quiero datos de como corta, pega las proteínas el ADN, no una historieta por una proteína humanizada”, decía ella. Debes esperar, le decía yo, cuando avances en los temas y te expliquen la transcripción y la traducción de proteínas entenderás algo sobre la base genética.

¿Será aburrida la biología sin contar historias? ¿Una ciencia “blanda”  como es la lingüistica puede ayudar a la biología?

Pues como he comentado el autor anterior encuentra un equilibrio entre ejemplos y síntesis. Cosas tan sencillas como el mismo mensaje molecular (ADN, ARN, proteína…)(perpectiva sintáctica) puede explicar distintos comportamientos en el mismo ser vivo (perpectiva semántica). Cómo a su vez un ser vivo tiene que diferenciar de lo propio (auto) del restos de seres vivos que le rodean. Y además como interactuan entre ellos a base de mensajes moleculares que desemboca en cambios del comportamiento. En algunos vegetales  cuando sus hojas son comidas en ese estado de estrés  producen un compuesto volátil que cuando llega a los árboles cercanos transmite el mensaje de concentrar más compuesto fenólicos y taninos. Este un aspecto de biocomunicación entre la misma especie pero igualmente se puede extrapolar en casos de simbiosis entre especies diferentes.

Os paso un apartado dónde la revista homónima definen lo que entienden por biosemiótica.

Biosemiotics (2008) 1:1–3
EDITORIAL
What is Biosemiotics?
Marcello Barbieri

Today, there are at least two basic principles, or postulates, that are accepted by
most biosemioticians and that represent a sort of ‘minimal unity’ in biosemiotics.

1. The first postulate is the idea that semiosis is unique to life, i.e. that it does not
exist in inanimate matter. This sharply differentiates biosemiotics from pansemi-
otics, the doctrine that accepts the existence of semiosis even in the physical
world. And it also differentiates it from physicalism, the doctrine that denies the
existence of semiosis both in the physical world and in the organic world.
2. The second postulate is the idea that semiosis and meaning are natural entities.
This sharply divides biosemiotics from the doctrine of ‘intelligent design’, and
from all other doctrines that maintain that the origin of life on Earth was
necessarily the product of a supernatural agency.

Today, the main challenge of biosemiotics is the attempt to naturalize not only
biological information but also biological meaning, in the belief that codes are
fundamental components of the living world. This implies, among other things, that
the history of life has been shaped by the appearance of new codes, from the genetic
code, that marked its origin, all the way up to the codes of language that made us
human. This in turn suggests that the great events of macroevolution were associated
with the appearance of new organic codes, and that it was new codes that brought
absolute novelties into existence.
Biosemiotics has become in this way the leading edge of the research on the
fundamentals of life, and is a young exciting field on the move. Our Journal will try
to be an instrument of its development and will publish papers in all relevant areas of
the sciences and the humanities, with the ultimate goal of bringing about a real unity
of nature and culture.

¿Y que tiene que ver todo esto con los virus? ¿Se plantean en dejar de leer esta charlatanería? ¿Su vida real necesita más atención? Hágalo que yo de aquí no me voy.

El caso es que ha salido un artículo en “Journal of Theoretical Biology” que pasan a resumir los  argumentos para pensar que los virus han contribuido fuertemente en la evolución de los eucariotas. Para los novicios en estos asuntos, resumirles que los eucariotas serían unos procariotas (bacterias, arqueas) que se unieron entre ellas mediante simbiosis añadiendo un conjunto de funciones reunidas en un sólo ser vivo. Se ha buscado si realmente el núcleo eucariótico sería vestigio de un procariota, pero estos autores sostienen que son los virus la verdadera fuente de la función nuclear.

Los virus son esa magnifica optimización de un ARN o ADN que codifica un mensaje y crea nuevas copias de si mismas con capacidad de invadir otros tejidos o seres vivos (ciclo lítico) o por el contrario introducirse en el ADN del ser vivo que lo aloja (ciclo lisogénico -no lítico-).  Estos virus siempre han estado en la linea divisoria de lo que está vivo y lo que no, ya que estos son sólo una envoltura protéica(lipídica) con un ADN o ARN en su interior.  Además de que no tiene la habilidad de auto-replicarse sin la utilización de las proteínas de otro ser vivo, su origen es polifilético (diversos ancestros) llevarón en años anteriores (y actualmente) a calificarlos como elementos que saltaron del material genético de los seres vivos y se convierten en “egoístas” cuando necesitan replicarse. Por lo cual no formarían parte del árbol de la vida.

Para estos autores, por el contrario, los virus serían unos de los principales agentes  de la innovación desde el primer hipotético ser vivo abreviado como LUCA (Last Universal Common Ancestor ) hasta nuestro días moviendo conjuntos de genes de un organismo a otros y a la larga adquiriendo nuevas funciones moleculares al organismo de destino que antes no tendría. Es decir la vida además de ser direccional entre ancestro-descendiente también sería reticular entre organismos sin relación de parentesco.

Fuente: Villareal & Witznay 2010.

En lo que respecta a las características que relacionan el origen viral del núcleo eucariótico no se encontrarían en un único grupo de virus sino esparcidas por distintos tipos de virus actuales.

  • La polimerasa del virus CSV1 se puede considerar la precursora de todas las polimerasas eucarióticas.
  • La membrana que separa la transcripción de la traducción es una característica de los poxvirus; más concretamente de vaccinia y otros virus de ADN grandes (Mimivirus).
  • La acción coordinadora de la tubulina durante la separación de los cromosomas previamente duplicados.
  • Proteínas estabilizadoras del ADN, cromosomas lineales con sus extremos con telómeros en varios virus de ADN citoplasmáticos (TTV1, Phycodna virus).


Bibliografía:

Villareal, L. P. & Witzany, G. 2010. Virues are essential agents within the roots and stem of the tree of life. Journal of Theoritical Biology. 698-710.

Witzany, G. 2007.The Logos of the Bios 2. Biocomunication. Umweb. Helsinki.
Me quedó de leer los dos últimos capítulos, creo que los más interesantes.

Con esto tengo más inquietudes para entender si el lenguaje de los hechos-hipótesis-teórias de los científicos es el producto acertado de la razón o si por el contrario las palabras que utilizan enmascarán definiciones del devenir de otrora. ¿De verdad los biólogos utilizan un lenguaje neutral? ¿Sabías que la palabra trabajo, tal y como la conocemos coloquialmente, era utilizada por los antiguos romanos por sinónimo de suplicio? ¿Egoísmo y altruismo es sinónimo de optimación? ¿Es cierto ese dicho de que el trabajo dignifica a las personas? ¿Es digno el trabajo de científico en Hispania?

Felices noches, días, vacaciones, equinocios o necro-alegoría de un cadáver en la cruz.