La soledad del excéntrico

¿Soy un aspie? II

Posted in Ciencia artística, Internet y humanidad, Vida y obras by biocomplex on marzo 19, 2010

Para contextualizar esta entrada deberían leer el comienzo aquí : ¿Soy un aspie? I

Advertencia: esta sección contiene pocos detalles de la trama y el argumento de Adam (2009).

Siempre me lo dicen que no lo soy, y me da igual ser o no serlo. La gente, ese ente que utilizo en 3ª persona para escenificar mi desacuerdo con vuestro comportamiento emergente, clasifica a la gente (gente^2 :-P) en los tópicos del extremo. Es decir, un aspie será lo que cumpla estrictamente los síntomas. Y gente como yo seremos normales (ja ja) o algo extravagante. Uy yo una persona normal esto es memorable, ja ju jo, ojujaj. Solamente los que conviven conmigo tienen ese suplicio revelado, que soy un anormal. ¿Entonces en la neuro-diversidad no existen los matices? No existen personas normales un poco psicopátas, no existen personas bondadosas algo maniáticas.

Todas las semanas tengo malentendidos al no darle al interlocutor lo que quiere. Es decir no interpretar correctamente el mensaje. Pasemos con ejemplos autobiográficos.

El ente llamado A me dirige mi trabajo. Yo no saber cuando decirle a A mis resultados. A un día se enfada y me da un toque de atención diciendo que debo yo ir detrás de él (por la jerarquía será). A pensará que voy a mi “puta bola”. Cuando en general no sabía cuándo y con qué frecuencia mencionarle mis resultados. Lo triste es que los neurotípicos no atenderán en su compendio de explicaciones a mi comportamiento que sea lo que pienso; sino al igual que hago yo hago a veces, pensará que mi comportamiento se adscribe a la explicación mayoritaria para tales situaciones. Eso es que voy a mi puta bola y soy un egoísta.

Sin ir más lejos, con mi padre hasta hace bien poco años. Cuando él estaba realizando actividades de bricolaje me pedía diversos instrumentales o materiales. Un inciso mis familiares saben perfectamente que no soy una persona nada mañosa. Yo le repetía que pieza quería o que acción debo realizar. Esto le exasperaba bastante. “¡Es que no lo ves, hostias!” decía él. “¡No lo sé, cojones!” respondía yo. Una relación muy cariñosa, con gritos pero cariñosa :-P. Con el tiempo esta situación se mitiga siempre que yo esté concentrado sabiendo, empatizando diréis con lo que el interlocutor necesita.

Pero como me dijo el único psicólogo con toques filosóficos que he tenido en mi singladura, no debo revelar o afirmar que se me deba tratar de un modo distinto o que tengo estos pequeños detalles a la hora de analizar el flujo de información entre semejantes. NO. No debo engatusar a las personas con la sensibilización, la pena o el dar lástima. No. Me aguanto, es lo que hay. Y la tiranía de los neurotípicos o se acepta o… O el único camino de cambio y dejar atrás a la sociedad es la libertad y el fin que da el suicidarse, cómo y cuándo uno quiera. Es el la única manera de descansar de vosotros, eso o aterrizar en paracaídas en un lugar inhóspito y morir de una simple diarrea sin tratar antes de los 40 años.

Sí lo soy, soy una persona con algo de obsesivo-compulsivo. Aunque he deciros que para todo lo relacionado con el cerebro, neurología siempre lo he alejado de mis lecturas. Ha sido y es mi caja negra, la cual no quiero saber como funciona. No quiero sufrir de hipocondría al leer que hay cierto alelo en un gen de una proteína que interviene en el transporte de serotonina en las neuronas y que está correlacionado con comportamientos obsesivos-compulsivos, maniácos-depresivos que finalizan en algunos casos en el sucidio. Admiro como hay otras configuraciones cerebrales que saben perfectamente cuando parar los pensamientos negativos, admiro otras maneras de pensar en los problemas…

Y ya finalizando vean la película Adam (2009) un amor imposible entre un aspie y una normal. No sé si esta película se ha proyectado para grandes audiencias, pero cuando la televisión la amplifique desencadenará en el reconocimiento de otras realidades para los normales. Igual que lo que se produjo en España a finales de la década de los noventa y comienzos del nuevo milenio con la aparición en innumerables programas de gays, lesbianas y bichos de otros colores :P. Que desencadenó en leyes de igualdad de derechos, más le pensen algunos grupos sociales.

Y no soy aspie…

Continúa en “La soledad del excéntrico”:


Anuncios

Las 2 buenas, la fea y la mala. [Películas post-apocalíticas]

Posted in Post-apocalíptico by biocomplex on marzo 17, 2010

Si no te gustan los aguafiestas no sigas leyendo o te arrepentirás.

Advertencia: esta sección contiene detalles de la trama y el argumento de las siguientes películas:

  • Le Temps Du Loup (2003)
  • The Last Sentiel (2007)
  • 20 Years After (2008)
  • The Road (2009)

Os paso a continuación unas pequeñas pinceladas sobre las últimas películas que he visto en estos seis meses. Lo cierto es que visto más que las cuatro que menciono, todas con tintes de especulación de ciencia-ficción. Unas buenas, otras malas, unas que han aparecido últimamente en las carteleras y otras más antiguas pero no las comento porque no se atañen a la temática.  ¿Es malo solo circunscribirse a un género cinematográfico? Sí lo es. Pero al igual que mi monótona vida en la que solamente como los días laborables arroz o pasta con ensalada, en el terreno del ocio audiovisual no iba ser menos. En cambio,  os informo que mis gustos musicales sí son eclécticos.

Las 2 Buenas

La francesa Le temps du loup (2003) nos muestra la fotografía de una sociedad opulenta en las que sus ciudadanos se tienen que convertir  de la noche en la mañana en   refugiados… La justicia la impone quien detenta el poder, el agua, el caballo y el tren. Complementa perfectamente con la americana The road (2009) esta última ambientada después de la hecatombe, dónde los caníbales son bien visto y cambian la ética de la sociedad del bienestar. Dos películas que aunque en sus argumentos no sean historias trascendentes para el mundo en el que viven, si nos enseñan que estamos solos sin “la ley y el orden”.

Fuente: Wikimedia Commons

Fuente: Wikimedia Commons

La Fea

Con 20 Years After (2008) me llega el desconcierto. Es una historia de un viaje, como tantas en este sub-género. Con personajes alocados…, malvados. Un juglar que habla a través de su muñeco de ventriloquia. . Los exteriores abundan la socorridas cuevas, almacenes abandonados… Y una moraleja que no entiendo. (Rara, fea con ganas).

Fuente: Wikimedia Commons

La Mala

Y por último The Last Sentiel (2007) nos muestra a un viejo soldado que ya no tiene superiores con los que cumplir el honor de servir a su patria, pues patria se marchó. Lo único que le queda es cazar conejos con la ayuda de su amiga la computadora incorporada a su arma. Pero no será la única alma cibernética solitaria, pues alguna ametralladora muere en soledad por las balas que ya no puede escupir. Y los malos de la película son unas personas vestidas con mallas al estilo de maniquís de pruebas de choque (dummies). Estos drones (robots policíacos) que parecen representar la coreografía de un programa infantil. Por si sola no aporta nada, bien su ambientación podría ser añadida en las otras películas anteriormente mencionadas como parte de otra historia en el mismo teatro de un mundo post-hecatombe.

Últimas vistas o en proceso:

The Book of Eli (2010) –> Vista. Conclusión: MALA, mala y mala.
A Boy and His Dog (1975)
Escape from New York (1981) –> Vista. Conclusión: De las primeras de su género, pero si se repite el argumento en estos años sería una MALA.
Ben David: Broken Sky (2007)
Wired to Kill (1986)