La soledad del excéntrico

Interrelación entre trabajo y vocación I

Posted in Vida y obras by biocomplex on febrero 26, 2008

El fin de semana fue agradable. El viernes identifiqué hasta familia un amphipoda Gammaridae. No tengo documentación necesaria para clasificarlo. Me apañé con las fotocopias de una asignatura. Tuve problemas a la hora de extirpar los escondidos apéndices bucales. Por eso tengo que compararme unas pinzas nuevas, ya que las que tengo están doblada la punta. Examiné un ejemplar de la familia Dysderidae, lo tengo conservado en alcohol 96º aunque he leído aquí “La conservación de las arañas” de Roberto M. Capocasale que se mejora la conservación mezclando alcohol etílico, agua destilada, glicerina.

El sábado por la mañana fuimos a cambiar los botes de las trampas de intersección. Y luego por la tarde me ayudaron a clasificar Rhizotrogus cicatricosus.

Y el domingo estuve observando a la lupa unas porciones de musgo que me había traído el día anterior del monte. Atentamente estaba rastreando, cuando de repente un animalillo blanquecino apareció y se esfumó. Sería un colémbolo. Me dí cuenta que si apagaba la luz y al rato la encendía aparecían pequeños ácaros deambulando por la selva briófitica. Y más tarde tenía apartado a un homóptero, me maravilló esas sensilas a cada lado de la cabeza.

Cuando hablas con compañeros de carrera ves que siente más la zoología de lo que tú la vives. Cierto que yo desde siempre he mantenido animales en casa. Primero pájaros, reptiles pero cuando te das cuenta de la participación involuntaria al negocio de tráfico de animales y introducción de especies exóticas decides dejarlo. Eso fue allá cuando tenía quince años. Desde hace un par de años he mantenido algunos invertebrados, hormigas, cucarachas; pero siempre con un desagrable final. Como tengo tantas inquietudes más intelectuales siempre dejo de lado el mantenimiento y al final zas se me mueren si querer, y mira que es difícil que se te muera una cucaracha con sus requerimientos tan tan simples, algo de agua y cualquier materia orgánica. Por eso cuando ves gente de la carrera la cantidad de bichos que mantienen en sus estanterías particulares concluyes que zoólogo puro no eres.

¿Qué soy yo? Seguiré buscando…

Enlaces

La desapercibida y curiosa historia del colémbolo y el musgo (un romance simbiótico)

Anuncios
Tagged with: ,

Mujeres, ciencia ficción,especiación y otras especulaciones

Posted in Ciencia, Post-apocalíptico by biocomplex on febrero 21, 2008

Si no te gustan los aguafiestas no sigas leyendo o te arrepentirás.

 

En Ultraviolet (2006) la ambientación para mi gusto no me atrapa. O como comenta un guionista en los extras es irrealmente real. En esta película la forma de relatar los acontecimientos nos traslada al mundo de los cómics y el manga. Dos géneros que respeto pero no me atraen. El caso es que por muchas licencias artísticas que se tomen, el hecho de no ver ciudades bulliciosas de gente me molesta. Sí, cierto que es un mundo paranoico de las epidemias y por eso la gente no toma el sol. Pero aún así no le hubiera costado mucho trabajo mostrarnos a los habitantes utilizando sus escafandras para ir al trabajo. Y los que salen, como el primer ministro llevan una tirita en las narices. Oportuno y chapucero invento que me pondrán denominar como nanofiltro de partículas potencialmente tóxicas. Bueno, si se ven personas embutidas en uniformes con máscaras. ¡Soldados , soldados y más soldados!

Una persona que visionó el avance conmigo se percató del abuso de las piruetas estilo Matrix. Cierto, pero las veo más creíbles. Ya que en Matrix, solamente he visto la primera me niego a ver las secuelas, sucede en un medio realmente virtual por ello la facilidad de movimientos queda demostrada. En cambio acá, solamente los que sufran dicha enfermedad verán sus reflejos aumentados, por ello su abuso lo veo lógicamente real.


En esta película como en algunas de está década se vislumbra el comienzo de la separación humana en variantes adaptadas a distintos nichos ecológicos. Estos humanos hemófagos son el reciclaje de los míticos vampiros y zombies. Activos de noche, rapidez de movimientos, alto metabolismo, alta sensibilidad a la luz del sol y incluso en alguna película he visto variantes humanas subterráneas eusociales al estilo de las ratas topo. Esto nos muestra un modo hipotético -que los antropólogos me perdonen- donde la separación de variantes no le hace falta que haya una barrera geográfica para que se produzca. Simplemente por el hecho de explotar distintos nichos del hábitat ,unos se mueven de día y otros de noche , se produce un aislamiento ecológico. El cual si los acontecimientos venideros son favorables podrá dar lugar a dos especies por especiación simpátrica. Aunque alguien dirá que los hemófagos no pueden desencadenar en ninguna nueva especie, que lo que son en realidad enfermos que se mueven para adquirir las proteínas del plasma sanguíneo. Y como enfermos que son buscan la sangre de los “normales” para su correcto funcionamiento de su organismo. ¿Un mosquito es un enfermo que necesita la sangre para la maduración de sus huevos? Tú lo veras como un enfermo porque no es como tú, pero él quiere vivir y si puede reproducirse mejor que mejor.

Ultraviolet – Jem

Lady Wasteland: Episode One – A piece of food

Pasamos al post-apocalítco. La ambientación aceptable, lo que no entiendo es porque una tía en esa situación le interesa ir en bikini. Sabemos que una protagonista femenina ligera de ropa vende más más. Pero sabiendo que la protagonista se tendrá que mover tarde o temprano por barrancos, senderos; por mucho asfalto abandonado que haya. Y en esa situación en la que te arrastras y te rozas con arbustos un pantalón largo se agradece. Además debería contar con las inclemencias meteorológicas y llevar una prenda de abrigo a mano. Sólo he visto el primer capítulo piloto. Ya veremos como continua.

Siguiendo el tema de la vestimenta femenina. En los mundos cyberpunks dichas modelos -más valen que vayan poniendo mujeres cuyo aspecto físico sea creíblemente real– van ataviadas con ropajes que dejan el ombligo a relucir. No detesto los ombligos, es mas, muchas veces me he quedado ensimismado mirando el propio y el ajeno sobre lo maravilloso de dicha depresión. ¿Qué cachivache se podría introducir en dicho agujero? ¿Qué aplicaciones podríamos implementar a nuestro cuerpo desde aquí? Dejémonos de la sensualidad de los ombligos. En un mundo cyberpunk la tecnológica está patente en cualquier rincón. Por ello los sistemas climatización funcionan correctamente y permiten ropas ligeras. O incluso en la misma ropa podrían llevar termostatos que regularán la conductividad de calor de la prenda según la temperatura corporal.

Lady Wasteland Sitio Oficial (En inglés)

Comparativa, Ultraviolet vs Aeon Flux.

Ultraviolet Trailer